María Victoria Troncoso, al servicio de los más desprotegidos

mariavictoria.jpg María Victoria Troncoso, Supernumeraria del Opus Dei, es, desde hace muchos años, Presidenta de la Fundación Síndrome de Down de Cantabria.

Su vida profesional comenzó por derroteros bien diferentes a los del mundo de la discapacidad pues se licenció en Derecho por la Universidad de Navarra.

Un buen día se aplicó en ella el arraigado refrán popular que dice: “El hombre propone y Dios dispone”. María Victoria es madre de cuatro hijos; las dos chicas tienen discapacidad intelectual y fue hace 41 años cuando tuvo que aplicar todo lo que sabía de “derechos” para volcarlos sobre las personas más desprotegidas e inculcarles no sólo lo que merecían tener sino los deberes que tenían por cumplir a lo largo de sus vidas.

Pocos años después se diplomó en Pedagogía Terapéutica y, con más valor del que da uno o varios títulos académicos, se doctoró “cum laude” en la carrera profesional más difícil que nos toca estudiar a los mortales: la propia vida y la voluntad férrea, la constancia implacable y el desinteresado amor a borbotones, para sacarla airosamente adelante y, con la suya, la de toda una maravillosa familia.

María Victoria y su marido, el catedrático de Farmacología, Jesús Flórez recibieron en el año 2006 el Premio “Christien Pueschel de Investigación” por las aportaciones realizadas al conocimiento del síndrome de Down y por la intensa labor investigadora y educativa realizada en los últimos 30 años.

La entrega del prestigioso galardón se desarrolló en Atlanta (Estados Unidos), durante una cena de gala celebrada que puso cierre a la convención anual organizada por la más importante organización americana dedicada al síndrome de Down.

El lector puede leer también esta interesante entrevista

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: